12 acciones solidarias por Navidad

Lorena M. Cabrera

Aunque la desigualdad se ha instalado en nuestra vida diaria, la Navidad hace más visible si cabe -quizás por su contraste con las compras compulsivas y las opíparas cenas familiares- la existencia de un cuarto mundo a las espaldas del primero plagado de gente que solo tiene ausencias o el miedo por compañía, manteles en los que no caen más que migajas e incluso hogares sin manteles ni migajas. Para que con pequeños gestos individuales estas disparidades sean menos acentuadas, en Giro Comunicación proponemos una acción solidaria en Granada por cada una de las campanadas que despedirán el año nuevo.

1) Si tienes juguetes olvidados en un rincón, te apetece donar alguno o deseas ayudar en su recogida y clasificación, la asociación de Mujeres Profesionales de Andalucía (AMPA) en Granada necesita voluntarios para estas actividades.

2) Comparte tus conocimientos. Existen muchos niños y jóvenes que, por su situación social, necesitan refuerzo escolar. Para ayudarlos a escribir el futuro, la Asociación gitana Anaquerando pone en práctica proyectos de infancia, talleres y programas de Juventud en la Zona Norte para los que necesitan voluntarios.

3) Compra en establecimientos de comercio justo, como los de Intermon Oxfam, entre otros. Por 50 céntimos más, te estarás asegurando de que el producto que adquieres no tiene detrás una larga cadena de explotación y dependencia. La Fundación Agua de Coco tiene también una pequeña tienda en la calle Horno de Abad.

4) Comparte tu tiempo con la voz de la experiencia. ¿Imaginas cuántas personas mayores sufren en la ciudad la soledad como la peor de sus enfermedades? Para que te hagas una idea, solo en el Zaidín 3.000 ancianos “viven en gran soledad, abandono y vulnerabilidad”, relata la asociación Nagusilán, que trabaja con este colectivo en Granada. Para ayudar a los mayores, esta asociación los visita en sus casas, hospitales y residencias para brindarles compañía y conversación. Se necesitan voluntarios dispuestos a hablar, escuchar y visitar a estas personas.

5) Colabora con el Banco de Alimentos. Puedes hacerte proveedor, con los excedentes de tu establecimiento (si lo tienes), o donante de productos. También cabe la posibilidad de colaborar en la clasificación y reparto de los alimentos a las organizaciones de benéficas de la ciudad.

6) Medicina para otros. La hospitalización, sobre todo si se prolonga en el tiempo, aísla al paciente, provocando otros problemas de salud, principalmente depresión. Por eso existe la posibilidad de brindarles distracción con tu compañía a través de oenegés como Solidarios para el Desarrollo. Por otro lado, puedes adquirir en tu farmacia ‘Pastillas contra el dolor ajeno’. Se trata de una iniciativa de Médicos sin Fronteras con la que haces posible que personas con enfermedades curables, pero sin recursos, tengan acceso a medicamentos.

7) Tiende una mano a los que no poseen hogar. Más de 150 personas viven en las calles de Granada. Su situación muestra, sin duda, el rostro más dramático de la marginación y la exclusión social. Si deseas ayudarlos brindándoles conversación, comida y orientación puedes colaborar con las distintas asociaciones e instituciones que trabajan para ayudar a este colectivo en la ciudad, entre éstas, Calor y Café o Cáritas.

8) Favorece la integración de las personas a las que la pobreza ha obligado a dejar atrás su tierra. Granada Acoge realiza una labor encomiable con inmigrantes de la que puedes ser partícipe como voluntario, ya sea sensibilizando a la población, colaborando con su revista o impartiendo clases de español, entre otras iniciativas.

9) Haz más llevadera la reclusión en centros penitenciarios. Puedes participar en actividades culturales y educativas con los presos a través de Solidarios para el Desarrollo, que organiza proyectos en esta línea para favorecer la reinserción de la población reclusa.

10) Adopta o apadrina mascotas abandonadas a través de la Asociación Amigos de los Animales de Granada.

11) Participa en actividades medioambientales y de reforestación, como las que organiza la Oficina Verde de la Universidad de Granada, si eres estudiante, o AUCA en Santa Fe.

12) Recicla sin limitarte a la clasificación de desechos en un cubo de basura. Existen fórmulas para la reutilización de productos que normalmente terminan sus días en el vertedero, como los muebles y la ropa usados. El rastro Remar, si ir más lejos, permite que personas en riesgo de exclusión social, principalmente ex drogodependientes, reciban tratamiento y un trabajo, gracias a la rehabilitación y posterior venta de enseres cuyo destino hubiera sido el contenedor. Del mismo modo, la ropa usada se puede donar a Humana, que la comercializa tras su reciclaje para financiar proyectos de cooperación internacional, o a las distintas instituciones benéficas y colegios que la recogen para repartirla entre los más necesitados. En Practicopedia puedes encontrar varias fórmulas para darle uso a las prendas de las que te vas a desprender.

Por otro lado, puedes llevar tu aceite usado a asociaciones como Madre Coraje, que financia distintos proyectos con su tratamiento y venta.

¿Qué otras acciones se te ocurren para añadir a nuestra lista?

Recommended Posts
Comentarios
  • pepa
    Responder

    Lorena,
    Me encantan tus (vuestras) propuestas. Y no solo para navidad. es tan fuerte la situación actual, que hacen falta muchas ideas como esta. Ahora, por donde empezar.
    Pepa

Coméntanos